domingo, 22 de enero de 2017

PEPINILLOS EN VINAGRE (MENÚ DE CINE)



© El Platillo Comilón



INGREDIENTES: (para medio kilo de pepinillos)

  -  Medio kilo de pepinos pequeños, de ahí el nombre de pepinillos
  -  Vinagre de vino blanco
  -  Agua muy fría
  -  Una cucharada y media de sal (rasa)

Utensilio de cocina indispensable a utilizar:

  - Frascos grandes de cristal con tapa 

(tantos, como sean necesarios para contener el medio kilo de pepinillos en vinagre que vamos a hacer)



ELABORACIÓN:

  Los pepinillos en vinagre suelen ser considerados como una tapa, aperitivo o como una guarnición que acompaña a otro alimento principal como en el caso del sándwich de pastrami, compuesto por carne, salsa y con varios pepinillos encurtidos cortados a la larga para acompañar.

  ¿Quién no se ha comido unos pepinillos en vinagre, por ejemplo en una fiesta de cumpleaños, coctel o acto similar? ¿Eres de los que te gusta comer la sopa con algún tipo de encurtido? Pues estás de suerte porque hoy, en la cocina de El Platillo Comilón, vamos a hacer esos pepinillos en vinagre crujientes y riquísimos que tanto te gustan. ¿Nos acompañas a la cocina?

  Este tipo de pepinillos, de aproximadamente unos 10 centímetros de longitud como mucho, los venden al natural, listos para que podamos encurtirlos o hacer con ellos aquellas recetas que más nos apetezcan. Los puedes encargar en tu frutería o verdulería de confianza.


  Lo primero que haremos será lavarlos y secarlos uno a uno, evitando dañar su superficie. De esta manera eliminaremos cualquier resto de polvo o de tierra adherida que puedan tener. Preparamos unos frascos grandes de cristal con tapa, tantos como sean necesarios para contener el medio kilo de pepinillos que vamos a hacer, y los esterilizamos.

Si quieres saber cómo esterilizar los botes o frascos de cristal para embotar alimentos, pasa por mi sección: Técnicas de cocina.

  En nuestro caso vamos a utilizar dos. Echamos la mitad de los pepinillos en cada uno de los frascos y los llenamos con agua muy fría.




  Estos no deben estar apretujados, deben estar más o menos libres y rodeados por toda su superficie de líquido. Cerramos con tapa y los guardamos en la nevera hasta el día siguiente (unas 24 horas aproximadamente). ¿Sabes para qué hacemos esto? para darles una ligera dureza y un toque crujiente excepcional.


  Pasado este tiempo sacamos los frascos de la nevera y tiramos el agua con cuidado de que no se nos caigan los pepinillos. Llenamos  de nuevo la mitad de cada uno de los frascos con vinagre de vino blanco y el resto, hasta llenarlo, de agua fría. Añadimos una cucharada y media de sal fina, cerramos y movemos hasta disolver la sal con movimientos ligeros. Si os gusta un toque más avinagrado en los encurtidos, podemos añadir tres cuartas partes del frasco de vinagre de vino blanco y el resto, hasta completar, de agua fría. De esta manera el sabor será mucho más intenso.

Guardamos en la nevera y, pasados unos 15-20 días, podemos comerlos y disfrutar de ellos.



- ACCEDE AL MENÚ DE CINE - 
                             

1 comentario :

  1. Interesante película y rica receta, qué ricos ¡¡¡

    ResponderEliminar

Estaré encantado de saber tu opinión