domingo, 20 de noviembre de 2016

DONUTS CASEROS DEL SEÑOR COMILÓN


© El Platillo Comilón



INGREDIENTES: (para 8-10 donuts)

. INGREDIENTES PARA LA MASA MADRE:

  -   150 gr de harina de fuerza (1 vaso)
  -   100 ml de agua templada (medio vaso)
  -   4 gr de levadura fresca (la venden en taquitos de 25 gramos)


. INGREDIENTES PARA LA SEGUNDA MASA, LA DE LOS DONUTS:

  -   25 ml de leche entera
  -   Una pizca de canela molida
  -   Un trozo muy pequeño de cáscara de naranja
  -   30 gr de levadura fresca
  -   160 gr de harina de fuerza
  -   Una pizca de sal fina
  -   Media cucharadita de azúcar vainillada
  -   6 yemas de huevo
  -   70 gr de mantequilla
  -  Aceite de girasol para freír los donuts


. INGREDIENTES PARA LA CAPA DE AZÚCAR O GLASEADO:

  -   200 gr de azúcar glas
  -   6 cucharadas de agua


ELABORACIÓN:

  ¿Quién no ha comido un donuts en su vida? ¿No os recuerda a los bollos de vuestra infancia? Cuando yo era pequeño, el tener un donuts entre las manos cogido con una servilleta para no mancharme era... MARAVILLOSO. Su sabor, textura y aroma  me dejaban obnubilado. Solo quería comer uno y otro, y otro...


Anuncio Donuts. ¡Anda, los Donuts! (1973)
© El Copyright del vídeo pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras

  Aún recuerdo cuando mi madre nos llevó a mi hermana y a mí un cine de Alcalá de Henares, Madrid (España) a ver la película “Las aventuras de Enrique y Ana” y, en vez de llevar las clásicas palomitas, por las que hoy en día te sacan bastante dinero, entramos a ver la película con un donuts cada uno.


VÍDEO Comienzo de la película "Las aventuras de Enrique y Ana"
© El Copyright de las imágenes de la película pertenece 
a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras

  Esto me ha llevado a buscar un sinfín de recetas de donuts cuyo sabor fuese igual que el de ese día, un sabor que me trasportara a mi niñez. Pues bien, lo he conseguido y quiero traeros esa receta para que experimentéis ese cúmulo de sensaciones y emociones.

  A pesar de ser una receta muy laboriosa, y para la que se requiere mucho tiempo, el resultado merece la pena.

  En primer lugar os vamos a explicar lo que es la “masa madre”Lo primero que vamos a hacer para elaborar nuestros deliciosos donuts es una masa madre. Se hace de la siguiente manera: en un recipiente de gran tamaño, al ser posible de plástico o cristal, ponemos 150 gramos de harina de fuerza (un vaso de los de agua aproximadamente). En 100 mililitros de agua templada (medio vaso aproximadamente) añadimos 4 gramos de levadura fresca prensada y la deshacemos lentamente con ayuda de una cucharita. Es muy importante que el agua esté templada, ni fría ni caliente, porque las bacterias que tienen que interactuar en la fermentación no se activarían o podrían morir. Hoy en día, en el mercado, podemos encontrar la levadura perfectamente envasada en taquitos de unos 25 gramos, de fácil manejo.


  Una vez desleída la levadura en el agua, lo echamos todo en la harina y removemos bien con ayuda de una cuchara de madera hasta obtener una masa uniforme. Podemos ayudarnos de las manos perfectamente limpias. Le damos forma de bola y dejamos reposar durante una hora u hora y media, o hasta que esta doble su tamaño, con el recipiente tapado por un paño de cocina en un rincón cálido de la casa donde se alcancen los 20ºC aproximadamente.



  Pasado este tiempo hacemos la segunda masa o masa de los donuts propiamente dicha. Para ello ponemos a fuego lento un cazo pequeño de cocina con 25 mililitros de leche entera, una pizca de canela molida y un trocito de piel de naranja para aromatizar. Dejamos infusionar, retiramos del fuego y dejamos que la temperatura baje hasta que se temple, momento en el que desharemos la levadura completamente. No debe estar muy caliente. Lo echamos en el mismo recipiente donde tenemos la masa madre.


  Unimos todo y añadimos 160 gramos de harina de fuerza, una pizca de sal, media cucharita de azúcar vainillada y 6 yemas de huevo. Removemos todo hasta que consigamos una masa más o menos homogénea.



¿Cómo separamos las yemas de huevo de la clara?
Sígueme en mi sección: 
Técnicas de cocina.


  Nos podemos ayudar de las manos, perfectamente limpias, y, cuando tengamos todos los ingredientes bien mezclados, añadimos 70 gramos de mantequilla en pomada, es decir, calentada y diluida como si de una crema se tratase. Para conseguir esta textura la podemos calentar unos segundos en el microondas o en un cazo de cocina. Amasamos todo durante unos minutos hasta conseguir de nuevo una masa más o menos homogénea. Podemos ver que esta se pega bastante en nuestras manos, pero no pasa nada. Nos la quitamos con cuidado, espolvoreamos con harina toda la superficie del recipiente y lo cogemos con las dos manos ejerciendo movimientos circulares a gran velocidad para que la masa adquiera la forma circular y se desprenda de las paredes sin llegar a pegarse. Una vez más lo tapamos con un paño de cocina y dejamos reposar durante una hora u hora y media, o hasta que esta doble su tamaño, en un rincón cálido de la casa donde se alcancen los 20ºC aproximadamente.


  Pasado este tiempo volcamos la masa sobre una superficie de trabajo previamente enharinada para evitar que se pegue al amasarla. La amasamos con un rodillo hasta darle una consistencia uniforme y un grosor de un centímetro aproximadamente.


  Es ahora cuando cortamos la masa para dar la forma a nuestros futuros donuts. Podemos ayudarnos de un vaso de boca ancha por ejemplo para darle la forma externa y de una copita o vasito de chupito de boca estrecha para hacer el círculo interior.


  Cada uno de los donuts que nos salgan los vamos colocando sobre un papel de horno para evitar que se peguen en cualquier superficie.


  La masa sobrante la podemos unir de nuevo, amasar y sacar nuevos donuts. Los agujeros centrales también se pueden utilizar o los podemos dejar así para comerlos.

  Tapamos todo con un paño de cocina y dejamos reposar de nuevo una hora u hora y media de la misma manera que anteriormente hemos practicado.

  Y pasado este tiempo, ¡por fin hacemos nuestros donuts!


  En una sartén grande y profunda echamos aceite de girasol y lo ponemos a fuego medio. ¿Por qué lo hacemos con aceite de girasol y no de oliva que es con la que cocinamos casi siempre en El Platillo Comilón? Si freímos los donuts en aceite de oliva su sabor intenso y algo amargo se impregnaría en el donut alterando su sabor. El aceite de girasol no le transmite este sabor debido a su suavidad.

  Para echar la masa a la sartén y freír es preferible no tocarla con las manos porque se pueden desinflar, perder el aire que las bacterias la han aportado a la hora de la fermentación. Para ello cortamos con unas tijeras el área del papel de horno donde habíamos dejado la masa, lo cogemos y situamos en la parte superior, en contacto directo con el donut, una paleta de cocina. Hacemos un giro de muñeca con el que le damos la vuelta y podemos quitar el papel con cuidado. Así podemos meterlo en el aceite fácilmente y sin tocarla llegando a aplastarla.


  Freímos lentamente y con mucho cuidado porque enseguida se fríe, no tarda nada. Es mejor freírlos de a pocos, de dos en dos, porque así controlamos mejor el tiempo de fritura. Los sacamos y los dejamos escurrir el aceite en un plato con papel de cocina absorbente. Los  pasamos a una rejilla colocada sobre una bandeja de horno con papel para que se sequen adecuadamente.


  Fritos todos los donuts pasamos a hacer la capa de azúcar o glaseado. Para ello ponemos al fuego un cazo de cocina con 200 gramos de azúcar glas y 6 cucharadas de agua. Calentamos lentamente hasta conseguir que la mezcla se disuelva y adquiera un aspecto meloso algo denso. Con ayuda de una brocha de cocina pintamos la superficie de los donuts por ambas caras y dejamos enfriar.


  De esta manera, y tras tanto tiempo de elaboración, ya están listos nuestros donuts para comer y disfrutar de su auténtico sabor.

  Si no los vamos a comer en el momento podemos conservarlos en una fuente tapada con un paño de cocina o papel de aluminio para que no se resequen.



1 comentario :

  1. Gracias Sr Comilón, a mi también me ha traído recuerdos de mi infancia, ese sabor tan reconocible no es fácil de encontrar. Muy bonita la receta. Felicidades como siempre.

    ResponderEliminar

Estaré encantado de saber tu opinión