domingo, 31 de julio de 2016

ARROZ CON LECHE (MENÚ DE CINE)


© El Platillo Comilón



INGREDIENTES: (para 4 personas)

  -  1 litro de leche entera o semidesnatada si nos gusta más
  -  200 ml de nata para cocinar (un brick de los pequeños)
  -  Un trozo de la piel de un limón
  -  Un trozo de la piel de una naranja
  -  Un palito de canela en rama
  -  Una vaina de vainilla
  -  Una pizca de sal
  -  150-200 gr de arroz
  -  125 gr de azúcar (8 cucharadas y media aproximadamente)
  -  Canela en polvo (opcional)
  -  Azúcar moreno (opcional)


ELABORACIÓN:

  El arroz con leche es un postre que con el tiempo se ha ido extendiendo mucho geográficamente y de ahí que surjan sus distintas variedades de preparación. Desde aquí, desde El Platillo Comilón, os vamos a preparar un arroz con leche para chuparse los dedos, ¿nos acompañas a la cocina?

  En primer lugar ponemos un litro de leche entera en una cacerola de gran tamaño a fuego medio. Podemos sustituir la leche entera por leche semidesnatada si lo que queremos es que tenga menos calorías o porque nos gusta más. Añadimos 200 mililitros de nata para cocinar (un brick de los pequeños), un trozo grande de la piel de un limón y de una naranja previamente lavados, un palito de canela en rama partido por la mitad, una vaina de vainilla y una pizca de sal.


  A la hora de añadir la piel de limón y de naranja, debemos tener especial cuidado de quitar completamente la parte blanca que recubre el fruto porque produce un cierto sabor amargo. Es preferible cortarla en trozos de un tamaño más o menos grande, porque de lo contrario, a la hora de tener que retirarlos nos será muy complicado y podemos espachurrar los granos de arroz para buscarlos.

  Removemos todo bien y llevamos a ebullición con cuidado de que la leche, al cocer, no se desborde y se salga. Para evitarlo bajamos el fuego. Es en este momento cuando añadimos entre 150-200 gramos de arroz.

  El arroz como todos bien sabemos presenta mucha cantidad de almidón. A mí me gusta lavarlo antes de añadirlo a la leche para evitar que se pegue. Con ayuda de un colador grande y de agujero muy pequeño lavamos el arroz hasta que el agua salga más o menos limpia. Lo escurrimos bien y lo añadimos a la cacerola sin parar de remover, al ser posible con un cucharón de madera. Cuando lleve más o menos 20-30 minutos de cocción lo probamos para ver si está hecho o no. ¿Cómo sabemos si está hecho? El arroz debe estar meloso y tierno, no muy blando. Es en este momento cuando añadimos unas 8 cucharadas de azúcar porque si lo hacemos desde el principio el arroz nos puede quedar algo pasado. Removemos, apagamos el fuego y retiramos la cacerola del mismo. Retiramos la cáscara de limón y de naranja, la rama de canela, la vaina de vainilla y lo dejamos reposar unos 5 minutos aproximadamente.

  Hay que tener en cuenta que el arroz sigue absorbiendo líquido una vez apagado y retirado del fuego por la temperatura que alcanza, por lo que es conveniente que, antes de que lo apaguemos, no se quede completamente seco. ¿Cuándo debemos entonces retirarlo o apagarlo del fuego? A parte de hacerlo cuando esté bien al paladar, debemos hacerlo cuando nos quede como una especie de arroz caldoso, ya que el exceso de leche existente, poco a poco, desaparecerá por absorción. Si el arroz no está en su punto y nos hemos quedado sin leche, añadiremos más cantidad caliente para evitar interrumpir el proceso de cocción.


  Repartimos el arroz en un cuenco pequeño o mediano por persona y podemos servirlo con canela molida espolvoreada por la superficie  o con azúcar moreno y gratinado. ¡Sea como sea como lo comamos estará delicioso!


- ACCEDE AL MENÚ DE CINE -  
                         







3 comentarios :

  1. Uy uy uy! ¡Qué rico! Ahora mismo me comería todo. ¡Cómo me gusta y qué pinta tiene!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡ Madreeeeee !!! ahora fresquito , qué ricoooooo!!!

    ResponderEliminar

Estaré encantado de saber tu opinión