domingo, 3 de mayo de 2015

ENSALADA TEMPLADA DE ESPÁRRAGOS VERDES Y TOFU A LA PLANCHA CON FRESONES Y MEZCLA DE SEMILLAS


© El Platillo Comilón



INGREDIENTES: (para 4 personas)

  -  12 espárragos verdes más o menos gruesos
  -  4-5 fresones grandes
  -  Un trozo de tofu fresco u otro queso que nos guste 
   (cortado en unos 12 taquitos) 
  -  2 cucharadas de pipas peladas fritas con sal o crudas
  - 2 cucharadas de semillas de sésamo
  -  1 cucharada de semillas de amapola
  -  Vinagre balsámico de frambuesa
  -  Aceite de oliva
  -  Sal



ELABORACIÓN:

  Cuando la primavera llega una vez más a nuestras ciudades y pueblos, los parques, jardines y campos, recobran un año más el protagonismo que en su día les fue arrebatado por el calor sofocante del verano y el crudo frío del invierno.



  Miles de flores y plantas silvestres cubren la tierra a modo de manto, regalándonos imágenes difíciles de borrar de nuestra memoria. Esta estación nos brinda la oportunidad de recoger alimentos de temporada ideales para elaborar platos tan sorprendentes como la ensalada que os presentamos hoy, compuesta por fresas, espárragos verdes, semillas… una deliciosa mezcla de sabores y colores que os deleitará. ¿Nos acompañas a la cocina? Empezaremos por limpiar 12 espárragos verdes, que no trigueros, pero… ¿sabíais que son distintos unos de otros?



  Normalmente, por error o por costumbre, hemos aceptado que los espárragos verdes que nos venden en el mercado los llamemos ”trigueros”. Pero nada de eso, los espárragos trigueros son aquellos que se recolectan en el campo, los que crecen de manera silvestre desde el mes de febrero y marzo, hasta el mes de abril e incluso el mes de mayo si el tiempo corre a favor. Los que normalmente venden en el mercado son los que llamamos verdes y son de cultivo, menos sabrosos que los anteriores, pero más gruesos y fácilmente asequibles. Sean unos u otros los que utilicemos, la ensalada estará igual de rica.

 Si quieres sabes más sobre los espárragos verdes y trigueros y cómo prepararlos para usarlos en cualquier receta, sígueme en mi sección: Técnicas de cocina.

  Dicho esto, cogemos uno a uno los espárragos por el extremo contrario del tallo a donde se encuentra la punta doblándolo hasta que chasque. La zona por donde chasca hasta la parte superior, donde se encuentra la punta, se supone que es la parte comestible, el resto no, es muy duro y fibroso. Los lavamos bien bajo el agua del grifo para quitarles cualquier resto de tierra, los escurrimos y extendemos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva y sal para hacerlos a la plancha (basta con unos 5 minutos a fuego alto si no son demasiado gruesos para que queden crujientes). Escurrimos la grasa y los disponemos en una ensaladera más bien plana.

  Lavamos unos 4-5 fresones sin quitarles las hojas verdes de su parte superior ya que, al retirarlas, se abre un pequeño hueco por donde puede entrar agua en su interior disminuyendo así su intenso sabor y aroma. 



 Las quitaremos una vez limpias. Los cortamos longitudinalmente en finas láminas y las disponemos en la ensaladera. La fresa, una de las frutas más consumidas en esta época, es una planta rastrera cuyo fruto es muy utilizado en gastronomía debido a su bajo aporte calórico ya que la cantidad de azúcares que tiene es muy baja.
  Cortamos unos 12 tacos pequeños de tofu fresco y los hacemos a la plancha con un chorrito de aceite de oliva. Dejamos que se doren y los volcamos sobre el resto de ingredientes que esperan en la ensaladera.



  Por si alguien no lo sabe, el tofu es una especie de queso vegetal derivado de la soja, rico en proteínas vegetales y calcio. Su sabor es algo insípido, aunque absorbe bien el sabor del resto de ingredientes y, al ser cocinado a la plancha, le da otro toque. Si este no es de nuestro agrado, podemos sustituirlo por un queso de leche de origen animal que más nos guste como el de cabrales, gouda, mozzarella, etc.



  Por encima de todos los ingredientes echamos 2 cucharadas de pipas peladas fritas con sal o crudas, según gustos, 2 de semillas de sésamo y una de semillas de amapola. Si tostamos las semillas en una sartén a fuego alto, removiendo sin parar durante 2 minutos aproximadamente, aportarán un sabor mucho más intenso.







  ¡Y llegó el momento de aliñar nuestra ensalada! Lo haremos con sal, un sorprendente y sabroso vinagre balsámico de frambuesa, aportando un nuevo toque frutal, y aceite de oliva. ¿Rica verdad?



4 comentarios :

  1. Uuuuuuu! ¡Que rica que tiene que estar!

    ResponderEliminar
  2. Esta la tengo que hacer bien prontito.

    ResponderEliminar
  3. Realmente sorprendente la mezcla sabores. Rica,rica.

    ResponderEliminar

Estaré encantado de saber tu opinión