domingo, 28 de diciembre de 2014

¿CÓMO PODEMOS SABER SI UN PESCADO ES FRESCO?



© El Platillo Comilón


  A la hora de ir a la pescadería y ver si el pescado que compramos es fresco está al orden del día. Se supone que cuando compramos pescado nos fiamos de quien nos lo vende, pero si nos quieren colar algún género en malas condiciones, debemos saber detectarlo. Para ello debemos prestar especial atención a las siguientes características:


- Piel: debe estar bien adherida a la carne, tener un color vivo y con las escamas brillantes. Si vemos que la piel está desprendida de la carne y su color es muy apagado, no debemos comprarlo.




- Ojos: deben tener un aspecto vivo, de pupilas brillantes y más bien saltones. Si estos se encuentran hundidos y de color algo grisáceo no debemos comprarlo.





- Agallas: deben tener un color rojo muy intenso, brillantes y sin mucosidad alguna. Además, deben presentar cierta resistencia al abrirse. Si el color de estas es grisáceo, amarronado o incluso amarillento, no debemos comprarlo.










- Aletas: deben estar tersas.





- Carne: debe ser firme. Si presionamos con el dedo un ejemplar y vemos que la carne cede fácilmente, este no es fresco, por lo que no debemos comprarlo.

_ Olor: el pescado debe oler a mar, nunca a amoniaco. Si este es el caso no debemos comprarlo.









1 comentario :

  1. De gran ayuda para los que no sabemos casi nada. Gracias.

    ResponderEliminar

Estaré encantado de saber tu opinión