domingo, 16 de noviembre de 2014

SALSA MAHONESA


© El Platillo Comilón



INGREDIENTES:

    -  2 huevos
    -  3-4 gotitas de zumo de limón o, en su defecto, de vinagre
    -  Aceite de girasol
    -  Sal


ELABORACIÓN:

  ¿Mahonesa o mayonesa? ¿Con H o con Y? Esto hoy día sigue siendo tema de discusión porque, dependiendo de cómo la llamemos, estamos situando su origen en Mahón o en Francia. El Sr. Comilón ha estado investigando y estudiando este caso y, desde aquí, desde El Platillo Comilón, pasamos a comentar aquellas teorías e historias que creemos merecen la pena resaltar.

  Allá por el año 1756 las tropas francesas tomaron la ciudad de Mahón, situada en la isla de Menorca, España. El Mariscal Richelieu para celebrar la victoria mandó preparar un gran banquete en honor del general Rochambeau, director del ataque. Fue aquí donde se dice que probaron por primera vez una salsa típica de las Islas Baleares hecha con huevo, ajo y aceite llamada all-i-oli (ajo y aceite en catalán) ya reflejada en un libro de cocina del siglo XIV. Pero otras versiones dicen que Richelieu andaba por las calles de Mahón y entró en una fonda para comer. El dueño le dijo que no tenía nada que ofrecerle y este, ante la negativa, le suplicó que revisara bien la cocina. Con lo poco que encontró hizo una salsa que ofreció al Mariscal, el cual quedó muy agradecido y encantado con ella. Desde entonces el dueño de la fonda la llamó “mahonesa”. Fuera como fuere, el origen de esta salsa surgió en mahón, entonces… ¿por qué no la llamamos mahonesa?

  Los franceses exportaron esta idea y la pusieron el nombre afrancesado de “mayonesa” quitándole el ajo, suavizándola, rebajando así su sabor. Desde entonces son muchas las versiones que existen sobre la procedencia de la misma. La palabra mayonesa es la que más extendida está hoy en día pero los expertos en lengua determinan que la forma correcta es mahonesa. O sino, mirad lo que decía Camilo José Cela:

“… entiendo que la cadena pudiera establecerse así: (catalán) maonesa y (castellano) mahonesa (francés) mahoinnaise (que corrompe en) mayonnaise (y se traduce al catalán) maionesa y (el castellano) mayonesa; las dos últimas son formas artificiales y ajenas al espíritu de la lengua, tanto en catalán, con la i que se interpela, como en castellano, con la y que suena en suplencia de la h muda. Si esto es tal cual supongo, ¿no sería oportuno propugnar que los españoles dijésemos y escribiésemos mahonesa, en castellano, y maonesa, en catalán? Me gustaría conocer las opiniones de los filólogos de una y la otra lengua.” Cela y la <<Salsa mahonesa>> Periódico ABC (Madrid) 08/02/1998

  Así que, teniendo en cuenta a tan ilustres entendidos de la lengua….. usaremos el término de “mahonesa” ¿os parece? Pues bien ¿aprendemos a hacer una buena salsa mahonesa en la cocina del Sr. Comilón?

  La mahonesa es una salsa fría emulsionada cuyos ingredientes son básica y principalmente huevo, aceite, al ser posible vegetal, unas gotas de zumo de limón o vinagre y sal. Esta se ha convertido en una salsa prácticamente imprescindible para acompañar innumerables platos. Es muy sencilla de hacer y el único secreto, si es que lo tiene, es seguir la receta tal cual y no parar de remover en ningún momento con la ayuda de una batidora.

  En la jarra de la batidora, o en un recipiente de características similares, batimos 2 huevos junto con unas gotitas de zumo de limón, o en su defecto, de vinagre de vino blanco, y sal. Mezclamos todo bien y comenzamos a echar aceite. Os aconsejo que la hagáis con aceite de girasol porque su sabor es más suave, lo contrario de lo que sucede si la hacemos con aceite de oliva, que le da un sabor muy fuerte a la vez que amargo. A la vez que echamos poco a poco el aceite, batimos y mezclamos sin parar hasta conseguir la consistencia adecuada. Rectificamos de sal en el caso que lo necesite….¡y listo! Ya tenemos nuestra salsa preparada para disfrutar.


 Si quieres saber por qué se corta la mahonesa y cómo podemos recuperarla, pasa por mi sección: Técnicas de cocina.



NOTA: esta es una salsa casera elaborada con huevo crudo, por lo que hay que consumirla en el momento o, como mucho, dentro de las 24 horas posteriores a su elaboración y siempre conservada en el frigorífico.


- QUIZÁS TE INTERESE ESTO -






3 comentarios :

  1. Yo siempre pensaba que mahonesa estaba mal dicho pero leyendo está historia veo que estaba equivocado.

    ResponderEliminar
  2. Con patatas y langostinos!!!! y... a chuparse los dedos

    ResponderEliminar
  3. Irene González Chocano21 de noviembre de 2014, 7:18

    Los langostinos con mayo casera, sin duda un PLACERRRRRRRRRRRR!

    ResponderEliminar

Estaré encantado de saber tu opinión