domingo, 5 de octubre de 2014

ENSALADA TEMPLADA DE ESPINACAS, PIÑA NATURAL Y GRANADA


© El Platillo Comilón



INGREDIENTES: (para 4 personas)

     -   Una bolsa de hojas de espinacas
     -   3 rodajas de piña natural recién cortada
     -   Media granada
     -   Un queso de burgos de tamaño mediano
     -   2 dientes de ajo
     -   Un chorrito de vinagre de vino blanco
     -   Aceite de oliva
     -   Sal


ELABORACIÓN:

  Esta ensalada, además de ser ligera y sencilla de hacer, nos aporta una mezcla de sabores deliciosa. Para su realización usaremos una bolsa de espinacas de hojas tiernas bien lavadas y secas, y las echamos en la ensaladera o fuente de cocina en la que vayamos a servirla.

  Las espinacas es un vegetal que acepta cualquier ingrediente como compañero en el plato y, en este caso, la piña le da un sabor estupendo. Compramos una piña natural.


Si quieres saber si una piña está en su punto óptimo de maduración a la hora de comprarla, pasa por mi sección: Técnicas de cocina.


  Pelamos la piña, con cuidado de no hacernos daño porque la cáscara es muy dura, y obtenemos 3 rodajas de tamaño mediano que serán las que utilizaremos para nuestra ensalada. 



Cortamos cada una de estas rodajas en trocitos no muy pequeños desechando la parte central por su dureza. De ahí que, en los botes de piña en almíbar que venden en el supermercado, las rodajas vengan con un agujero central. Lo añadimos a la ensaladera.

  Pelamos una granada y utilizamos media. La desgranamos quitando todos los pellejos o trozos de cáscara dejando limpios los granos y listos para usar. Lo añadimos a la ensaladera.


Si quieres saber cómo desgranamos una granada, pasa por mi sección: Técnicas de cocina

  
  Abrimos un queso de burgos de tamaño mediano y lo hacemos trocitos añadiéndolos también a la ensaladera. Una vez que tenemos todos los ingredientes juntos salamos. Para aliñar pelamos 2 dientes de ajo, los picamos en trocitos muy pequeños y los doramos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Lo retiramos del fuego y en la misma sartén, sin quitar los ajos, añadimos un chorrito de vinagre de vino blanco con cuidado porque salta. Mezclamos bien y se lo echamos a la ensalada. Mezclamos todo y lista para disfrutar.





3 comentarios :

Estaré encantado de saber tu opinión