domingo, 24 de agosto de 2014

LA FRUTA Y ALFONS MUCHA


Fruit (Fruta) 1897, Alfons Mucha
©2014 Mucha Foundation

  Elegancia y talento emana de la obra de Alfons Mucha (Moravia, 1860- Praga, 1939), pintor y creador de fantasía, de un mundo evocador que te traslada directamente al mundo de los sueños. Esta vez, junto a las frutas, excusa perfecta para hablar de este artista y de estos manjares que apetecen tanto en verano.

  Alfons Mucha
- Foto de dominio público -
(Imagen disponible en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos)

  Mucha es uno de los embajadores del conocido como Art Noveau, en definitiva, un abanderado del modernismo y opositor del academicismo en defensa de la originalidad, la delicadeza  de la naturaleza, de sus formas, de otorgar más importancia a las líneas curvas que las rectas definidas y aburridas de años anteriores… Lo exótico, lo erótico y los sentidos se rinden al  homenaje que  este genial maestro les dio.

  En 2008 CaixaForum en Madrid, mostró una excelente exposición sobre la cartelería realizada por Mucha, ya que para muchos es considerado como el precursor del diseño gráfico. Recuerdo esa exposición con deleite, el montaje museográfico excelente, las obras exquisitas con un sinfín de alegorías donde por su puesto tiene su espacio el alimento.

  En este ejemplo, con el título de "Fruit" (Fruta) de 1897, vemos de forma directa su inspiración en la naturaleza. La protagonista es una joven delicada que nos mira con algo de descaro y la fruta que porta en abundancia entre sus brazos. También hay que anotar que la abundancia de fruta en las obras de arte y las cornucopias (vaso en forma de cuerno que representaba la abundancia) en escultura y pintura son símbolo de abundancia y bienestar, una iconografía que siempre va a plagar las obras de la realeza y la burguesía.

  La mujer ya en sí misma es símbolo de pecado y de lujuria y es mostrada iconográficamente en muchos periodos artísticos de este modo. Aquí vemos a la mujer de nuevo como portadora de placer con estos manjares, uvas, melocotones, peras que muestra al espectador. Es cierto que esta es una de las líneas de interpretación, pero no olvidemos que la fruta ya era parte del manjar de los dioses junto con la Ambrosia (alimento de los Dioses prohibido para los humanos). Además la fruta tiene una connotación sexual que, junto con el calor, hace un cóctel bastante sugerente. Desde El platillo comilón nos preguntamos ¿qué fruta de verano os gusta? ¿Cómo la tomáis? fría, troceada, exprimida, batida, en vasos refinados o con las manos. Estaremos encantados de saber vuestras opiniones y por supuesto conocer qué os sugiere esta obra de Mucha.

  Si quieres acceder a la página del museo de Alfons Mucha en Pagra, pincha AQUÍ y si lo que quieres es acceder a la Fundación Mucha , AQUÍ.






No hay comentarios :

Estaré encantado de saber tu opinión