domingo, 13 de julio de 2014

CEBOLLITAS EN VINAGRE


© El Platillo Comilón



INGREDIENTES:

   -   ½ kilo de cebollitas pequeñas o de chalotas
   -   1 litro de vinagre de vino blanco
   -   Una cucharada y media rasa de azúcar blanco
   -   2 cucharadas rasas de sal
   -   2-3 clavos
   -   Hierbas aromáticas (opcional)


ELABORACIÓN:

  Hacer unas cebollitas en vinagre es muy muy fácil. En primer lugar lo que tenemos que hacer es comprar unas cebollas pequeñitas o chalotas y quitarles la cáscara, e incluso la capa más externa si esta está en mal estado, sin romper ni partir el resto de capas. Las lavamos bien y reservamos.



  Ponemos una cacerola llena de agua a calentar y una vez que empieza a cocer echamos las cebollitas, dejándolas cocer durante 5 minutos aproximadamente para blanquearlas. Pasado este tiempo las escurrimos y reservamos.



En la misma cacerola, pero esta vez sin agua, añadimos las cebollitas, 1 litro de vinagre de vino blanco o de vino tinto, dependiendo del gusto de cada uno, junto con una cucharada y media de azúcar blanco, 1 o 2 de sal fina y 2 o 3 clavos. Podemos añadirle las hierbas aromáticas que más nos gusten para darlas un toque de sabor distinto, como laurel, romero, tomillo, orégano, etc. En nuestro caso solo vamos a echar el clavo para que se parezcan lo más posible a las que encontramos en el supermercado.


  Ponemos la cacerola a fuego medio, removemos bien y, una vez que rompa a cocer, volcamos el contenido en frascos de cristal perfectamente esterilizados. Llenaremos tantos frascos como podamos hasta gastar todas las cebollitas.


Si quieres saber cómo esterilizar los botes o frascos de cristal para embotar alimentos, pasa por mi sección: Técnicas de cocina.


  Una vez que tenemos los frascos llenos dejamos que el vinagre cubra el contenido y cerramos bien con su correspondiente tapa. Metemos en una cacerola al baño maría durante 20 minutos.




Si quieres saber en qué consiste la técnica de cocción al baño maría, pasa por mi sección: Técnicas de cocina.


  Pasado este tiempo, con cuidado de no quemarnos, sacamos los frascos que tengamos y dejamos enfriar. Reservamos en un lugar oscuro y seco hasta que podamos consumirlas, que será en 3-4 semanas.



NOTA: es recomendable poner una etiqueta pegada al frasco con el día de su elaboración y el día en que ya se pueden consumir.



1 comentario :

Estaré encantado de saber tu opinión