domingo, 30 de marzo de 2014

LA PIMIENTA: TIPOLOGÍA Y USOS



La planta de la pimienta, denominada Piper nigrum, es una planta perenne procedente de la India, aunque hoy en día son muchos los países donde se cultiva: China, Filipinas, Japón, Java, Sumatra, etc., aunque la pimienta de mayor calidad procede de ciertas partes de la India. Esta planta da un fruto a modo de pequeñas bayas que, según el momento de la maduración en el que se encuentre y dependiendo del momento de su recolección y tratamiento, tendremos muchas variedades de pimienta: roja, verde, negra, blanca, etc.

Los tipos de pimienta que existen hoy en día no solo depende de los aspectos que hemos nombrado anteriormente, sino también de la calidad del suelo en el que se encuentra sembrada la planta, el clima de la zona, prestando mayor importancia a la pluviometría del lugar, la existencia o no de plagas, etc. Como podéis ver son muchas las cosas que influyen para que la pimienta sea de calidad y llegue a nuestras cocinas en perfecto estado lista para su uso.

No existen técnicas mecanizadas en la recogida de esta, se hace de forma manual, evitando provocar desperfecto alguno.
Podemos encontrar muchos tipos de pimienta, pero los más comunes son:

  • PIMIENTA NEGRA: esta es la pimienta más común que podemos encontrar en la mayoría de nuestras cocinas y la más picante. Se recoge cuando el fruto es de color verde amarillento, se dejan secar al sol unos días, favoreciendo su deshidratación,  llegando a adquirir el color negro tan característico y la rugosidad. La podemos usar en guisos, estofados de carnes o pescados, en aliños de ensaladas, etc.

  • PIMIENTA ROJA: el fruto es recogido cuando está muy maduro, obteniendo un sabor algo afrutado y menos picante que la negra. Esta es muy poco usada.

  • PIMIENTA BLANCA: el fruto es recogido cuando está muy maduro, se pone en remojo con agua alrededor de una semana y pasado este tiempo la pielecilla externa se separa y, gracias a técnicas de fricción, se le quita completamente. Se deja secar al sol, igual que la pimienta negra, y de esta manera se llega a obtener la pimienta blanca que conocemos. Más aromática que el resto, se suele usar en platos elaborados a base de leche, como la bechamel, salsas o cremas elaboradas con nata líquida para cocinar, etc.

  • PIMIENTA VERDE: el fruto se recoge sin madurar, secándose rápidamente y conservándolo en vinagre, salmuera, al natural, etc. Su aroma es más suave y afrutado con un sabor muchísimo menos picante que la pimienta negra. El uso que se le da en cocina es para condimentar salsas, platos donde el pescado es el ingrediente principal, etc.

Estos 4 tipos de pimienta no son los únicos, existen muchísimos más.

NOTA: si queremos que el aroma y el sabor de la pimienta, sea del tipo que sea, sea más intenso, debemos molerla en el plato justo antes de servir. Notaréis la diferencia. Pero dependiendo de la receta que vayamos a realizar, y en el momento de su preparación, la podemos añadir en grano o molida. Aun así el sabor a pimienta se percibe muy bien.









1 comentario :

  1. Gracias por tú dedicación y constancia. Se nota la pasión que pones en cada cosa que haces.

    ResponderEliminar

Estaré encantado de saber tu opinión