domingo, 8 de diciembre de 2013

PATATAS GUISADAS CON COSTILLAS DE CERDO ADOBADAS


© El Platillo Comilón


INGREDIENTES: (para 4 personas)

    -   4-5 patatas de tamaño mediano
    -   1 Kg. de costillas de cerdo adobadas
    -   Una cebolla
    -   Un pimiento verde de los finos
    -   ½ pimiento rojo
    -   Un puerro pequeño
    -   2 zanahorias
    -   2 ajos
    -   2 tomates de tamaño mediano
    -   Agua
    -   Una cucharadita de colorante
    -   Un chorrito de vino blanco
    -   Comino molido (opcional)
    -   Aceite de oliva
    -   Sal


ELABORACIÓN:

Las patatas guisadas se elaboraban en el campo, sobre todo en invierno, por los pastores ya que su aporte calórico es grande y así mantenían el frío a raya. Este plato consistía normalmente en acompañar las patatas con alguna pieza de carne de cerdo. Hoy día las patatas guisadas se elaboran de muchas maneras: acompañadas de carnes (cordero, cerdo, pollo, etc.) o pescados (atún, bonito, bacalao, etc.) junto con unas hortalizas y verduras frescas. Hoy las vamos a hacer con costillas adobadas de cerdo. ¿Quieres saborear estas deliciosas patatas guisadas? ¡No lo pienses más y entra a mi cocina!

Picamos una cebolla, medio puerro pequeño (el otro medio lo reservamos entero), un pimiento verde de los finos, medio pimiento rojo y 2 ajos en trozos pequeños. Reservamos. 




Pelamos 2 zanahorias y las cortamos en rodajas de aproximadamente un dedo de grosor. Juntamos todo y lo echamos en una cacerola con un chorrito de aceite de oliva. 




Lo pochamos bien y añadimos las costillas de cerdo adobadas. Estas las pueden preparar en tu carnicería de confianza. Las costillas que vamos a utilizar no están enteras, sino que están partidas por la mitad. 



Pelamos 4 o 5 patatas de tamaño mediano, lavamos, secamos y las troceamos en pequeños tacos dejando que chasquen al cortar. En vez de cortar la patata entera con el cuchillo, lo haremos solo parcialmente rompiendo o chascando el final de cada trozo de la misma. 


De esta manera los guisos absorben mayor sustancia de la patata y están mucho mejor. Esto se debe a que la patata suelta el almidón que contiene, dando a nuestros guisos un aspecto más espeso, consistente y sabroso. Salamos y reservamos.



Removemos todo bien para que no se nos pegue en el fondo de la cacerola. Pelamos 2 tomates de tamaño mediano quitándoles la parte central que estaba agarrada a la mata, los troceamos y cuando esté sofrito el resto, los echamos. Mezclamos todo hasta que el tomate se sofría y añadimos las patatas sin parar de remover.


Seguidamente echamos un chorrito de vino blanco y agua hasta cubrir todo parcialmente. Añadimos el medio puerro entero que habíamos reservado, salamos y  podemos echar una pizca de comino molido (opcional). Le da un toque muy especial. Si nos pasamos de cantidad camuflará el sabor del resto de alimentos.

Dejamos cocer a fuego medio bajo. Pasados 20-25 minutos probamos la patata y si vemos que está blandita las retiramos del fuego. Dejamos reposar unos 3-5 minutos y servimos, pero cuidado con las patatas porque conservan mucho el calor y nos podemos quemar. Buen provecho.






4 comentarios :

  1. Madre mía que pinta tienen esas patitas.

    ResponderEliminar
  2. Madre mía qué pinta que tienen!Mmmmmmmm!

    ResponderEliminar
  3. Las tengo que hacer, tienen muy buena pinta y con el frio que esta haciendo me sentarán de miedo.

    ResponderEliminar
  4. buenisísimas!!!! yo las he cocinado hoy me me han quedado de rechupete!!!
    GRACIAS.
    Mariajo.

    ResponderEliminar

Estaré encantado de saber tu opinión